Todos invierten

Educación financiera: administra tu dinero de forma inteligente

Educación financiera: administra tu dinero de forma inteligente
Home Todos invierten

Educación financiera: administra tu dinero de forma inteligente

Por: bvc

¿Por qué la educación financiera te ayuda a administrar tu dinero?

Muchas veces vemos noticias de las que creemos estar ajenos. Si te fijas, en ocasiones salen datos financieros que pensamos que no hacen parte de nuestra realidad, pero no es así. Nosotros hacemos parte de una sociedad dinámica y entre más entendamos de ella, mejor. Conocer nuestra economía para tomar buenas decisiones es tener educación financiera

A continuación, te explicamos los principales consejos financieros que debes tener en cuenta al momento de manejar, administrar e invertir tu dinero. 

1. Es necesario conocer los términos y el comportamiento de la economía

Cuando el dólar sube de precio, la mayoría de las personas piensan que este cambio solo afecta a las instituciones financieras, pero la verdad es que nos afecta a todos. Por ejemplo, un cambio en el valor del dólar puede volver más caros o baratos los bienes que llegan del exterior. Por eso, es importante tener una educación financiera.

Ahora, observemos otra situación. Trabajaste durante un tiempo y lograste ahorrar, es decir que tienes un dinero disponible. No sabes qué hacer con él, si guardarlo o si podrías invertir. Analizas la última opción, pero no sabes muy bien cómo escoger el negocio adecuado que te dé ganancias. 

Actualmente, el sistema financiero ofrece múltiples productos que, a veces por desconocimiento, no exploramos. Existen:

  • Acciones.
  • Fondos de inversión colectiva.
  • Bonos.

Todos estos productos financieros unen al inversionista final, que puedes ser tú, con las instituciones que necesitan el dinero. Este proceso de unión entre las partes es muy eficiente. 

Ahora aprenderás cómo funcionan y por qué son importantes cuando se habla de educación financiera.

Dinámica de los productos financieros

Volvamos al excedente que tienes. Podrías dejarlo en una cuenta de ahorros; como su nombre lo dice, representa un ahorro, implica dejar un monto de dinero quieto en caso de una eventualidad. 

Si esta es una opción para ti, está bien. Sin embargo, no es la única opción. Existen alternativas en las cuales tu dinero lo puedes invertir, esto es, ponerlo a trabajar en algún producto financiero para que te genere una rentabilidad futura. Ahí está la diferencia entre ahorro e inversión.

Para esto, debemos ver un término muy importante llamado tasa de interés,

Tasa de interés. Es el pago expresado en porcentaje que representa el ingreso adicional en el dinero que inviertes. Este dinero será mayor entre más plazo y más riesgo haya. Las tasas de interés dependen de estos dos factores:

  • Plazo. Generalmente a mayor plazo, las tasas son más altas.
  • Riesgo. Son las condiciones del entorno y de quien ofrece la inversión, permiten establecer un perfil favorable o desfavorable para adquirir la inversión.

Analizaste la situación y encontraste que en vez de solamente dejar la plata en la cuenta, prefieres hacer parte del mercado de capitales. ¿De qué se trata?

Mercado de capitales. Es el conjunto de productos financieros y herramientas tecnológicas que buscan acercar a quienes tienen el deseo de invertir con las instituciones que necesitan financiación. 

Como inversionista te enteras entonces de que hay empresas que emiten acciones. Probablemente sería una muy buena opción, pero ¿de qué se trata todo este tema de las acciones?

Acciones. Son porciones de la empresa que se venden a quienes tienen un excedente para invertir. Las acciones son atractivas en la medida en que la empresa genere utilidades, puesto que de ahí salen los dividendos.

Lo interesante es que las empresas pueden conseguir financiación y a su vez tú podrías comprar acciones. Con este producto puedes recibir dividendos periódicamente y hacer crecer tu capital. Si quieres invertir a largo plazo, esta es una excelente opción.

2. Educación financiera: establece un plan de finanzas 

Hemos descrito dos perfiles que puedes tener: uno de empresario que busca financiamiento y otro de una persona que está interesada en invertir. En ambos casos debes contar con un plan adecuado de finanzas. 

Tu interés debe ser siempre el de buscar un mejor porvenir y para lograrlo debes tomar buenas decisiones en el presente. ¿Conoces el refrán “somos el producto de nuestras decisiones”? Pues bien, aquí se aplica a la perfección.

Para poder tener un buen plan de finanzas como empresario, necesitarás manejar adecuadamente tus finanzas personales. ¿Qué son las finanzas personales? No son más que la suma de buenas decisiones, a corto y a largo plazo, para el manejo del dinero. Esto incluye tratar de aminorar las deudas y administrar eficientemente los excedentes. 

Si te queda algún excedente, ¿qué debes hacer?

  • Procura pagar las deudas, empieza por las de mayor monto. La tasa de interés de las deudas es muy alta, así que debes procurar eliminarlas. Otra estrategia es empezar a liquidar las deudas pequeñas, esto te irá generando una satisfacción en el logro de los objetivos.
  • Cuando no tengas deudas, puedes comenzar a invertir a corto plazo (menor a un año).
  • Cuando comiences a tener una estabilidad, puedes empezar a invertir a largo plazo (mayor a un año)
  • Asigna siempre un porcentaje para el ahorro. Ten presente que es un dinero destinado en caso de una eventualidad, por eso lo mejor es no contar con él.

Si quiero invertir, ¿cómo me arriesgo?

Dentro de la educación financiera entra algo importante y es el perfil de riesgo. Hay gente muy arriesgada, otros no tanto. Al saber qué perfil eres, podrás elegir dentro de los productos diseñados para ti. Sin embargo, independientemente del nivel de riesgo que estés dispuesto a asumir, lo más importante es que fijes metas. 

Si estas son medibles y verificables, podrás saber si tu labor de ahorro e inversión está dando resultados. En otras palabras, le podrás hacer un monitoreo a tus decisiones financieras. Por ejemplo, podrás invertir en un producto financiero durante dos años e ir viendo el avance cada mes.

3. Educación financiera: establece prioridades de gastos

Ten en cuenta que los gastos pequeños, también llamados microgastos, son los que más impacto pueden tener en tu bolsillo. Como dicen por ahí, el barco se hunde por las pequeñas fugas de agua. Por ejemplo, si tienes la costumbre de consumir alimentos fuera de tu casa, un buen ejercicio sería establecer cuál es el efecto que tienen dentro de tus finanzas. Descubrirás lo mucho que puedes gastar sin darte cuenta. La clave es organizarte, tener un archivo de Excel o un cuaderno.

Lo mismo sucede si eres empresario, puedes considerar que algunos gastos ocasionales no inciden en la estabilidad financiera de tu empresa. Por eso, también es adecuado llevar un registro contable.

Así podríamos resumir entonces la educación financiera como: 

  • Conocer las características del mercado financiero.
  • Saber que existe un costo del dinero llamado tasa de interés.
  • Trazarnos unas metas de ahorro que impliquen un manejo inteligente de los ingresos y los egresos.
  • Establecer prioridades de gastos, dejando siempre algo de ahorro para pensar en el futuro.

Hay algo importante aquí: el mundo cambia a pasos agigantados. Cada vez surgen nuevos adelantos, nuevos paradigmas y en la medida en que estemos preparados para afrontarlos, podremos salir adelante. Uno de los mejores aspectos para asumir estos nuevos desafíos es en definitiva tener una educación financiera. 

También puedes leer